Manuel Sánchez Castro, señala que el embargo puede ser un tiempo difícil financiero y emocionalmente en la vida de un dueño de casa. Esto puede afectar no solamente al dueño, sino también al cónyuge e hijos que viven en la casa embargada.

En consecuencia, es importante que estén advertido de sus derechos como dueño de casa durante cada etapa del procedimiento de embargo. Las leyes estatales varían acerca de los plazos y los procedimientos requeridos por un embargo.

Sin embargo, la mayoría de los embargos siguen una misma tendencia. Después  que un dueño de casa falla en el pago mensual de la hipoteca durante un período de tiempo (típicamente 90 días o más), el prestamista puede decidir iniciar los procedimientos de embargo a fin de adquirir la propiedad total de la propiedad que sirve como garantía de la hipoteca.

Le puede interesar: Manuel Sánchez Castro: Jubilación anticipada

 Si el prestamista decide proceder al embargo, entonces debe dar un aviso por escrito de su intención al dueño de la casa.

El dueño de la casa tiene el derecho de pagar todas las cantidades atrasadas junto con los últimos honorarios y otras penas convenidas en el contrato de hipoteca.

Si el dueño de la casa paga todos los relevantes honorarios y las cantidades atrasadas, entonces el proceso de embargo se detendrá.

 En realidad, no siempre es posible que el propietario de la casa tenga todo el dinero que debe al prestamista en el momento del aviso del embargo.

 El superior de casa tiene el derecho de discutir las opciones de pago con el prestamista y tratar de lograr un acuerdo en el que los términos del préstamo sean renegociados de tal manera que el dueño de la casa conserve la propiedad.

Es importante advertir que el derecho a redimir la deuda no implica una venta privada. El propietario de la casa puede permanecer en la casa durante el procedimiento de embargo.

A través del procedimiento del embargo el dueño de la casa tiene el derecho de ser tratado justamente.

Cualquier dinero que se haya ganado con la venta en exceso de la cantidad debida por la hipoteca, los honorarios, penas y costos del embargo, deberán ir al dueño de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *