Según Manuel Sánchez Castro, todos los trabajadores con relación laboral con un empleador, ya sea con contrato a término fijo o indefinido, tienen derecho a las cesantías.

El objetivo de las cesantías, las cuales deben ser consignadas por los empleadores antes del 14 de febrero, es servir como auxilio para el trabajador en caso de quedar sin trabajo, sin embargo, este ahorro también puede ser utilizado para educación y compra de vivienda.

Estas  son equivalentes  a un mes de salario por cada año trabajado. Además de esto, el operador debe recibir los intereses de las mismas, correspondientes al 12% del salario anual.

Esto no es nuevo. Desde 1976, cada año las compañías deben cancelar a sus empleados con contrato a término fijo o indefinido. Este dinero el trabajador lo recibe por medio de su cuenta de nómina y, salvo casos excepcionales, está libre de impuestos.

La base para su pago corresponde al monto del último sueldo devengado. Si es un salario variable, el valor se calcula a través de un promedio de lo que se devengó durante el último año de trabajo.

¿Cómo calcular los intereses de cesantías?

  • Multiplica el valor del salario mensual por el 0.12% y así sabrás cuánto debes recibir.
  • La situación cambia para quienes llevan menos de un año trabajando, pues el cálculo se hace con base en el monto total que se consigna por cesantías. Ya teniendo ese dato claro, multiplica el valor por el número de días trabajados. El resultado debe ser multiplicado por 0.12 y dividido entre 360.

Para recordar:

En caso de incumplimiento por parte del empleador en el pago de las cesantías cuyo plazo vence el próximo 14 de febrero, éste deberá pagar un día de salario por cada día de retraso.

Le puede interesar: Manuel Sánchez Castro: ¿Qué es la patria potestad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *