Para Manuel Hernando Sánchez Castro, el curso  para disolver y liquidar una empresa es una operación compleja que cuenta con diversos requisitos y pasos que deben seguirse.

La solución más recomendada es la desaparición del tráfico jurídico  cuando se quiere cerrar un negocio y cesar su actividad de forma definitiva. Una vez terminado el proceso de liquidación, también cesarán las obligaciones de la empresa.

El acta de disolución debe inscribirse en la Cámara de Comercio del domicilio de la sociedad y desde ese momento debe agregarse la expresión en liquidación al final del nombre de la misma.

Le puede interesar:Discriminación laboral por edad: Manuel Sánchez Castro

Las operaciones de liquidación (pagos, cobro de adeudos a la sociedad o en su caso, venta de inmuebles) , son responsabilidad de los liquidadores. Cuando dichas transacciones concluyen, éstos presentan a la asamblea de socios un balance final que plasma cuánto capital le quedó a la empresa al final de la liquidación.

Una vez repartidos dichos recursos en función de la participación de cada socio en la sociedad, se procede a la extinción de ésta. Esto ocurre cuando se cancela su inscripción en el Registro Público de Comercio.

¿Los bienes de la empresa que se liquida, a quién le pertenece?

Los bienes no le pertenecen a los socios, estos  son dueños de las acciones de la empresa,  más no de los bienes de la compañía. Técnicamente, los socios son dueños del patrimonio de la empresa, es decir, después de pagar todas las deudas, lo que sobra es de los socios.

Recuerda:

Las leyes exigen que se paguen primeros las obligaciones laborales a todos los asalariados, luego los bancos que tienen garantías hipotecarias , seguidamente a los proveedores. No olvide que  el gobierno también pedirá que se le cancelen  todos los impuestos y supervisará que las últimas declaraciones sean presentadas a tiempo y pagadas.

Finalmente,  si algo queda se le reintegra a los socios en la misma proporción en que cada uno tiene su participación accionaria.

Le puede interesar: Derecho a la vida: Manuel Hernando Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *